Helado de tiramisú: una elección.

 Varias veces a la hora de hablar sobre la toma de decisiones ( una de las habilidades para la vida)  he puesto de ejemplo (no de buena práctica) mi sistema para elegir el sabor de mi helado.  Me encantan los helados. Recuerdo que siendo pequeño clasificaba los bares de mi pueblo por los helados que vendían: Camy en el Pico Jano, Frigo en el Moderno y Miko en el Ferrero y en la piscina. El cornette de fresa, el negrito estrella o el cuore de nata, y el mikolapiz se llevaron varias de mis pagas. Así como el Heladero de Covadonga. 

Una amiga de Comillas que hace helados, me confesó que la calidad del helado es proporcional al tiempo que tarda en derretirse. A más tiempo, menos agua… por eso no me gustan nada los helados de Regma. ¡Necesitas un chubasquero para comerlos!. En cambio, adoro los de Monerris. La plaza del cuadro se convierte en uno de mis espacios favoritos en verano.  Pero este año, casi no he ido, pues estoy enfadado. ¡Ahora no sé que helado elegir!

 Desde hace muchos años siempre pedía, casi a diario en verano, un helado de tiramisú con otro sabor. De esta forma, mi elección siempre me satisfacía. Porque al menos, el 50 % del helado me volvía loco.  Y a veces, el otro 50% también. Desde este verano del 2014, me tengo que arriesgar siempre que pido. Ya que Monerris ha decidido eliminar el tiramisú de entre sus helados. ¿se lo pueden creer? Ese helado con sabor a cacao y mascarpone con trozos de bizcocho  “borrachos” dentro de la bola y un poco de cacao en polvo por encima…¡ha desaparecido! ¡Qué mundo este hasta donde hasta el helado de tiramisú depende de  los mercados!

Pero, ¿de verdad ustedes no disfrutaban del helado de Tiramisú de Monerris? No me puedo creer que no fuese uno de los sabores estrella…yo que llegué a comerme hasta dos y medio alguna vez…

Háganme un favor, si van a Monerris, pregunten por el difunto helado de tiramisú y por lo menos transmitan sus respetos a tan honrada delicia. Yo mientras tanto, pensaré como resucitarle, al menos una vez más, para poder despedirme de él con el honor y cariño que se merece.

Si me ven caminar errante de la italiana ( de buen género pero casposo y rancio ambiente, te miran con desconfianza y eso que vas a comprar)  a Capri ( en verano se derrite a ritmo de su vecino…) sorteando los Regmas y probando los nuevos de Gómez… o escapándome  a Ontaneda no duden en consolarme. Pues, todo ánimo es poco para soportar un verano santanderino sin helado de Tiramisú de Monerris. Afortunadamente, ahora que disfruto de inmejorable compañía, como siempre helado y medio…y aunque la cantidad no sustituye la calidad, al menos consuela. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s