Maldito lastre

Recuerdo que en pleno Enero, camino a Miami, desde Brookville, tuve la mala suerte de salirme de la carretera e incrustarme en la nieve. Mientras luchaba por salir del coche por el maletero, pues mi Ford estaba enterrado en nieve, llegaron tres conductores. Comprobaron que estaba bien, aunque hablaba un raro inglés, y se empeñaron en la tarea de desenterrar mi coche. Me impresionó lo rápido que vinieron en mi auxilio, pero lo que despertó mi admiración por los yankees, fue que durante todo el accidente, ni uno solo de los coches de la carretera hizo ademán de intentar pasar entre los coches de quiénes me socorrían. Todos paciente, humanamente, esperaron  que finalizase mi rescate.

En Santander llueve, llueve mucho. También tenemos muchas rotondas, y bastantes motos. Hoy, hace un rato, en una de las cotidianas rotondas, se cayó un motorista. Rápidamente y casualmente una furgoneta del Gobierno de Cantabria paró para socorrerlo. El resto de coches automáticamente detuvieron la marcha.  Imaginen la estampa: rotonda de la Sardinera en Tetuán, un motorista derribado luchando por salir de debajo de su moto, el conductor de la moto corriendo a ayudarlo, coches parados y lloviendo cántabramente. Entonces, llega un mercedes azul, que viendo a todos parados, no se le ocurre más que rebasar a todos por el interior. Se encuentra con que una  moto vencida con su motorista en el suelo y un peatón en el medio de la rotonda, le cierran el paso. Frena, otea la situación y lentamente esquiva al motorista y con total indiferencia casi roza al conductor que acudía en auxilio del herido. Y continua su desfachatada marcha.

Cada vez que oigo a algún iluminado justificar que debemos hacer, no sé que cosas como los yankees, siempre le digo que empecemos por el principio, por ser demócratas y ciudadanos. Y luego no cometamos sus mismos errores.  Pero, difícilmente malnacidos como el del Mercedes, se van a preguntar que puede hacer él por su país, cuando ni siquiera puede entender que puede hacer él, por alguien que se cae delante de su coche.

Ni era joven, ni extranjero, ni parado parecía…las lacras de este, nuestro país, no son esas…
http://www.tableausoftware.com/public/gallery/volunteering-america

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s