Tú si que eres un regalo, María.

Tú si que eres un regalo, María.

Acababa de tomar el último baño de la tarde, fue un día de calor. Había disfrutado de los míos, del agua, del sol, estaba exhausta y radiante. Me había quedado sola y me senté frente al sol tomando una Fanta naranja. Bebía despacio, disfrutando por igual del frescor del refresco, del calor del sol y de la sensación de descanso después de tanto ajetreo. De repente, escuché decir a mi abuelo:

“-No hay nada más, María, eso es todo, disfrútalo- me dijo él.”

Nos quedamos allí en silencio los dos viendo desaparecer el sol, sintiéndonos cómplices de un momento único e irrepetible.
Desde ese día tengo muy claro que la vida se disfruta a pequeños sorbos, en pequeños momentos y se debe mantener ese sabor para poder disfrutarla plenamente. Pues, no hay nada más que esos momentos únicos que disfrutamos plenamente.

Te he escrito varias veces, y hoy sé que no me vas a leer, pero también conozco lo que me responderías. Antes de nada sonreirías, seguro que esbozarías uno de tus “jope, Zalo” y luego empezarías a poner los puntos sobre aquellas íes que no te convencen del todoy luego me darías las gracias. Pero no, hoy no me vas a poder replicar. Y no sabes como lo lamento y como te voy a echar de menos.

Hoy te has ido, has llegado a la meta, maldita meta que te reclama tan pronto. Viviste sin dudas y con convicción, pisando a fondo, consciente de tus límites, persiguiendo tus sueños e ilusionada con tus retos. Este año lo aprovechaste, como todos, nada te impidió estar en la San Silvestre, nada impidió que fueses tú. Es mas, lo has sido más que nunca. Celebraste lo que más te llenaba y por primera vez, cumpliste dos años en el mismo. Era un año para soñar, para ilusionarse, para planear y seguir disfrutando, de vuestro-mí Santander, de vuestro ritmo y de los nuevos planes.

Ya sé que me dirías algo así, siempre usando símiles de carreras: “quédate con lo que vivimos y no te lamentes por la pérdida, aprende para saber tomar que trazada es la que más te llena, la que más rápido te permite vivir sin perder el control…la que te acerca a tus sueños”. Ya no podremos vernos…en mi Cantabria, como tú me decías, y ya no será tan mía Cantabria sin ti. Tenía tanto bueno que contarte y compartir…es extraño, te recuerdo y cada recuerdo es tan positivo que hace que desaparezca por un momento la tristeza de tu ausencia. Es tan injusto. Como injusto sería remarcar solo un momento de los que tenemos, pero me quedo con tus ratos de silencio cuando me escuchabas y de tus abrazos con Rodri cuando compartáis el amor que tenéis. Si, teníais razón, era perfecto, gracias por la lección. Como bien sabes, aprendo rápido y por suerte, tengo oportunidad de aplicar lo aprendido, y además pude presentaros.

Te releo ahora, tan tarde… tus palabras, son como tú, sinceras, frescas y directas, ¡pura vida!. Eras de esas personas que sin hacer nada, consiguen que todos se sientan bien con tu mera presencia, desde que te conocí conté siempre contigo para celebrar y nunca faltaste para consolar. Una vez que se encuentra alguien como tú, nunca más se siente uno solo. Y vete tranquila, porque vives en tantos como hiciste felices.
Tuvimos la suerte de volver a tenerte cuando pensábamos que te habíamos perdido. Esta vez, no va a ser así, te has ido. Muy rápido, demasiado pronto, esta vez me hubiese encantado que hubieses llegado mucho más tarde a tu meta. Maldita meta que te reclama tan pronto, cuando tenías tanto por vivir.
Descansa en paz, María. Pues, la bandera que ha precedido tu final es la de la victoria, la bandera de las campeonas, de aquellas personas que hacen el mundo mejor a quienes tenemos la suerte de hacer parte del recorrido contigo y también a aquellas que van incluso a contramano. Gracias Fiti, ha sido un placer compartir contigo varias Fantas.

Si, la vida es un regalo, tienes razón, pero además es un regalo que algún día nos deja de pertenecer. Por eso, la próxima vez que me cueste disfrutarlo, recordaré a quiénes como tú tuvieron que devolverlo antes de tiempo. Eso si que es lo que de verdad importa, aprovechar el regalo y valorarlo como tu lo hacías. Te tendremos siempre con nosotros, y seguiremos disfrutando de ti, porque es imposible recordarte sin esbozar una sonrisa, descansa en paz, Fiti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s