Historias mínimas en Três Ríos

 

Gabriel

Gabriel vive en un lugar donde de habitable solo tiene el nombre. Lugar de poco asfalto, donde se usa poco calzado y donde cuando llueve, el patio que no tienen, no se moja, se inunda. Lugar que jugó a urbanizar la naturaleza, y se convierto en limbo entre lo uno y lo otro. ¿Cómo son las familias que viven aquí?-pregunté- muchas de estas personas son aquellas que no tienen donde ir, varias chicas que se quedan embarazadas y las echan de su casa…-no quise saber más-

Parias al fin y acabo por cualquier motivo. ¿Quién sino querría vivir aquí?

Conocí  a Gabriel con su madre y sus tres hermanos imagino. Disfrutó de la charla, participó y brilló. Pues, sus dos ojos llenos de vida denotaban lo capaz de su intelecto. Respondió sincero, inteligente y animado a las preguntas. Gabriel que es el mayor de sus tres hermanos y que luce mucho más que su joven madre. Madre cuyos ojos  ya no brillan, y cuya capacidad no se augura. Muchos días oscuros donde brillar puede ser desde un lujo a atrevido e incluso peligroso.  ¿será verdad que Gabriel va a vivir en un mundo que poco a poco va ir apagando su brillo hasta que sea un simple recuerdo de su infancia? ¿ y si no puedo hacer nada por ayudar a Gabriel como va a ser que voy a poder con soñar con otro mundo?

Gabriel que brilla tanto como sonríe, Gabriel que disfruta de cada momento…¿será que vamos a permitir que se apague para siempre? Alcohol, crack,…son a menudos las válvulas de escape de quienes brillan en la pobreza…

Casio

Le pido una botella de agua de coco, le doy palique y se interesa por España. 16 años tiene y asegura que va a la escuela.  Vive en la Villa Isabel, el barrio más grande de Três Ríos, un barrio de la verdadera clase media brasileña. Esa que lucha o se multiplica para obtener un ingreso mensual que supere el salario mínimo de poco más de 600 reales.  ¿Solución? Tener hasta tres trabajos.

Casio trabaja 10 horas todos los días, menos los lunes y viernes.  Tiene 16 años y gana 20 reales cada día que trabaja 10 horas y yo le pregunto por la escuela…

El idiota brasileño

Toda cultura tiene su idiota prototípico y común. Ese sujeto, más hombres que mujeres, que ni es bueno para sí, ni para quienes rodean y mucho menos para quienes les padecemos como fatal consecuencia de nuestra forzosa convivencia.

El idiota típico brasileño se acaba de sentar a dos mesas de mi. En una terraza protegida del viento y del sol a la vera del rio. Llegó, aparco en doble fila, a pesar de tener sitio para estacionar y mando a la mujer que copilotaba, hija espero, a por tabaco. Conduce un Fiat Uno nuevo full equipe con la música a tope y ventanillas muy bajadas.

El idiota cambia de idea, aparca bien, y decide disfrutar de la terraza. Así se lo comunica a su compañía.  Sube más la música, baja más ventanillas y sale del coche. Lleva mil marcas y anuncios en sí, gafas, gorra, medalla, zapatillas de atletismo fluorescentes, que nunca cumplirán su misión, y ristra de llaves, mandos, mp3 y móvil. El idiota viene colorao y no del sol, cerveza negra debe ser su razón. El idiota habla alto, gesticula airado y me devuelve las miradas que me sirven para describirle. Al idiota le trae su compañera, hija espero y repito con cada vez más duda, cerveza, tabaco y algo de picar. También le trae la cartera del coche para que el pueda pagar.

El pachangueo de su música disco cutre acaba con la terraza. Sigue distorsionando el loro, los idiotas no usan radiocd,  y no puedo dejar de lamentar mi cobardía de no recriminar al idiota su actitud. Podría hacerlo sutil, elegante o exigentemente, pero  no lo hago de ninguna forma y pienso que así nos va en este mundo donde los idiotas campan a sus anchas y los otros callan.

Este es idiota aquí, allí y en cualquier lugar. Siempre hay idiotas donde viven gentes como este, tipos de vida cómoda, poco quehacer, llenos de derecho, exentos de deber y con ningún sueño por cumplir más allá de lo que le den por consumir….y mientras el resto callen, como le gusta al Gran idiota, los idiotas no solo se ampararan en la masa, sino que seguirán perturbándola .

Un euro entâo

De repente me doy cuenta de lo ostentosa que es mi mesa. Guardo el teléfono en la bolsa justamente cuando el se acerca a ella. No sé si yo levanté la mirada del mac por él, o si el se percató de mi por mi gesto. Me pide que le dé dinero para el autobús, no le doy, le digo que no tengo ningún real. Y entonces me pide un euro. Insisto en mi negativa, y el la encaja torciendo el gesto, él se malencarado y yo me quedo malhumorado. ¿todo por qué? ¿Por un gesto, unas palabras y un euro? Viajamos a hombros de gigantes y no todos somos igual de enanos…

De carencias y abundancias

Se cruzan en un calle anónima de Três Rios, las dos de edad similar, las dos en bici, las dos en direcciones opuestas. Una va en bici eléctrica de moderna línea, la otra va en bici mecánica de tradicional forma.

Se cruzan las dos con bolsas en el manillar y quehaceres semejantes. Las dos bonitas, ambas curtidas: tías, abuelas,  hermanas o madres. Mujeres solo de su hombre ya, o hombres.  Una con kilos de más, la otra en plena forma. Una activa, la otra más entregada, una con ropa de deporte, la otra de calle vestida…no sé si la carencia educa, pero con certeza la abundancia inhibe y adormece. ¿adivinan quién es quién?

Él tiene 21 años y si quiere

La directora nos la presenta, se muestra curiosa y orgullosa. Aún no ha acabado la educación obligatoria, va a hacer 16 años y lleva tres meses embarazada. Recibe por igual, reprimendas que cariños por parte de la directora. Es una niña que va a ser madre, que primero no quería y ahora disfruta de la ilusión. La familia la ampara y él también le quiere me dicen las dos. ¿Qué edad tiene él?-pregunté imaginando la respuesta- 21 -dice ella. La historia de cada día de este Brasil nuestro de cada día.

Quizás le brillen también sus ojos al nacer, quizás también se llame Gabriel, quizás tenga un mejor lugar donde vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s