Con dos verbos: Recortar o educar.

Dicen que nuestra memoria se forma con momentos, puede ser, al menos a mí me pasa. Momentos y frases filtran mis vivencias.

Desde hace días me acompaña la aseveración de Amalio Rey, quién asegura que le irrita más la indiferencia que la ignorancia. Desde hace días no dejo de sentirme irritado, me molesta mucho lo que esta pasando a mi alrededor, me molesta mucho ver como cotidianamente se nos miente y se nos intenta manipular. No es que nos mientan abiertamente, que también, o que nos quieran hacer tragar ruedas de molino:¿Alguien se cree que se puede enseñar de la misma forma a 25 personas que a 50?; sino que cotidianamente nos sacuden con una Neolengua que afortunadamente ya no cuela, pero no nos deja indiferentes. ¿ o si?

Y esta es la pregunta: ¿ por qué somos tan indiferentes en este país? Indiferentes a la calumnia, a la corrupción, indiferentes a Camps, a un presidente como Zapatero, a un programa electoral falaz, a unos líderes incapaces e hipócritas, indiferentes a la pérdida de nuestro derechos, indiferentes a la pérdida de nuestra libertad, indiferentes a casi todo: telebasura, construcción ilegal, pérdida de recursos naturales, obesidad infantil,…  ¿identificados con qué?

Busco respuestas y me niego a aceptar que seamos más ignorantes que antes, me niego a aceptar que seamos más manipulables. Y lo hago porque he visto de  20 años para acá, como casi todo el mundo en este país va más tiempo y mejor a la escuela. He visto como muchas personas eran las primeras de su familia que llegaban a la universidad, yo mismo. He visto como muchas personas salían, veían y vivian allí donde sus padres no pudieron. Veo a personas cada vez más formadas, algunas más informadas, pero, ¿con más conocimientos y más sabios? me temo que no, que los mismos o menos en proporción…

Y quizás esa sea la respuesta y el reto: hacer que nuestra sociedad de la información lo sea al menos del conocimiento. Y para ello, hay un lastre que debemos abandonar: La indiferencia.

Y no se equivoquen, no culpemos a los menos formados de este mal, es más indiferente quién más sabe. Es muy fácil que quiénes otean desde sus prestadas torres de marfil se quejen de lo poco capaces que son los otros.

Pero, ¿ustedes? ustedes que son tan informativamente obesos, ¿ustedes que van a hacer? Saben de sobra que el conocimiento solo genera desarrollo si es aplicado, saben de sobra que bajo tanto dato, análisis y reflexión hay músculos que posibilitan el movimiento. Pero, hace tiempo que no quieren sentir las agujetas que provoca la movilización, el posicionamiento o la libre opinión. Mas eso sí, defendemos la verdad y culpamos del triunfo de la mentira a los que no saben. Mientras ese ustedes, que somos todos aquellos que tenemos la suerte de que otros nos oigan, sigamos generando educación fast food, me temo que seguiremos engordando y cada vez moviéndonos menos. La vida no es lineal, ni se vive mejor por acumulación de experiencias,  mucho me temo que mientras eduquemos así, tenemos lo que nos merecemos:

Si no me creen, quizás a Millás Garcia le entiendan mejor, y se darán cuenta que poco a poco estamos olvidando quiénes somos. El Maestro contestó, “El zadik se recuerda a sí mismo; el rabí sabe”. El rabí sabe muchas cosas, pero no se recuerda a sí mismo. Se encuentra perdido entre su conocimiento…

Enseñar, enseñar se puede enseñar de cualquier forma,  ¿educar? Educar es la excelencia de la educación y a ella no se llega de cualquier forma.

Anuncios

2 comentarios en “Con dos verbos: Recortar o educar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s