Construyendo la Excelencia educativa.

 

Ayer era un jueves normal, pero decidimos hacerlo extraordinario…bueno, últimamente no tenemos días normales, son días de pérdida, de derrota y así continuarán si no lo impedimos.

Bueno, volvamos ayer. Ayer, en nuestra facultad, se aparcaron tesis, artículos, papers,  informes de junta de facultad, trabajos fin de grado, memorias de prácticas,  programaciones de aulas, asambleas, reuniones y demás necesidades, responsabilidades o burocracias fueron desplazadas. Fue por tres horas, para ver un documental. Documental que solo fue una disculpa, un pretexto para disfrutar de una conversación sobre lo que nos llena: ENSEÑAR. 

Estudiantes, maestras de la concertada y la pública, catedráticos de Instituto, recién jubiliados, profesores varios, expertos en rocas, cine y activos de secundaria, maestros de primaria, recién graduados, estudiantes y sus representantes, Decano y vicedecana,  de bellas artes a psicólogos, educadores sociales, de Brasil, Méjico, Ecuador…no llegábamos a 30 y reuníamos diferentes etapas, titulaciones, miradas y responsabilidades que cubrían casi todas las realidades de nuestras aulas.

Incluso se sumó el conserje, que curioso y sorprendido vino a avisarnos  de que cerraban la Facultad, y al vernos tan enfrascados se sumó un rato. Casi una hora estuvimos arrimando nuestros hombros, alternando nuestras voces, reorganizando nuestras mentes y sintiendo nuestra pasión y tormenta: LA ESCUELA. 

De familias, plazas fijas, de currículos y evaluaciones, de proyectos comunes y barreras varias, de reproducción social y escuelas cerradas en verano,… surgieron varios temas y pedimos muchas palabras, pasaba el tiempo y seguíamos encantados de compartir y expresar libremente lo que nos ocupa, lo que nos conmueve y los que nos motiva para seguir adelante.  No era obligatorio, no había certificación, no estaba destinado a ningún grupo de expertos, no había público, ni rivalidad por ningún mérito o crédito, simplemente éramos maestros encantados de nuestro trabajo, deseosos de aprender. Implicados en mejorar nuestra práctica, ilusionados por poder ayudar más y mejor a nuestros alumnos, conscientes de que nuestra responsabilidad pasa por nuestra entrega y que nuestra calidad brota de nuestra pasión. Y acaso amigos y amigas, si existe la excelencia educativa, ¿no se alcanza por este camino?.

 Me quedan muchas vueltas por dar y mucho por descubrir aún, pero lo mejor que vi hasta ahora, allí donde estuve, surgía del convencimiento de que ningún elemento vale más que el todo y de que el todo crece cuantos más se diferencian y comparten los elementos. Muchos no entienden que hagamos esto, no ven que tiene de positivo, y eso es nuestro índice de calidad. Por que no se hizo la miel para el gris, ni para aquellos que solo ven barreras o viven construyendo murallas y atalayas.

 Si señores y señoras, ayer ni cobramos, ni pagamos por las tres horas que compartimos, pero no fueron gratis. Todos invertimos mucho en el encuentro, pero ganamos mucho más. Ratos como el de ayer dan cuerda a todo tipo de relojes.  Y eso no tiene precio. Porque, cuando alguna vez sientes que tocas el corazón de quiénes enseñas, ya toda energía que obtengas es poca para llegar allí donde ansias. Y acaso amigos y amigas, si existe la excelencia educativa, ¿no se alcanza por este camino?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s