Informar no es vender, mucho menos ofender.

Domingo, portada veraniega de un diario de provincias que dice ser montañés aunque se edite en otro país. Hay que cerrar la edición e imagino que tras revisar todas las romerías, verbenas y procesiones, tras hablar del Racing, repetir las noticias más conservadoras de acá y allende de los mares, se le ocurrió algún reportero, redactor o becario darle un toque de humor a la primera página. Cosa que se agradece y más cuando son noticias como la del vetusto pero seguro conductor de Liérganes. Pero, corren tiempos difíciles para el buen gusto y el humor fino, parece ser que gustamos más de sorna y escarnio público. ¡Paren el rotativo!, Una de mierda, para hoy.

Se les fue la mano, la tecla o la pluma, pensándolo bien, me da igual con qué lo escribieron. Algo así se puede escribir con el orto o desde la concha de alguna de sus señoras madres. Quienes por cierto, no tienen culpa alguna, o sí, vaya usted a saber. Se les fue la tortuga y seguro que se quedaron tan contentos.

Incómodo intento entender el porqué de esta noticia. Me pregunté y más aún me incomodaron las respuestas. ¿No pensaron en el susodicho, en su familia, en sus vecinos, en lo que puedan pensar o incluso sentir? Al menos por algún instante, o alguna persona, ¿tú inocente y sin malear becario? ¿Nadie?, ¿Nadie pensó que han pasado de esto ya dos años y que traerlo a colación puede no tener sentido? Bueno, sí. Sí, si no nos importa nada todo lo anterior. Sí, si queremos llamar la atención y atraer miradas. Eso sí, de forma simple y ramplona, soez incluso y con mucho mal gusto, sin duda. Entonces sí, dale a la pluma, bufón.

Hasta aquí bien, cada uno hace lo que le sale de la nariz con su aparato. No seré yo quien diga que deben hacer los demás. Pero, ojo, otra cosa son los medios públicos. Instrumentos que no solo crean opinión, sino también modos. Modos que han provocado que la maledicencia sea algo común en nuestro país y que el decoro brille por ausencia tanto en medios impresos como catódicos o radiofónicos. Medios donde la irresponsabilidad campa a sus anchas y quien quiera dice lo que se le antoja y al día siguiente, se le antoja decir lo que quiera, aunque sea contrario a quien lo dijo y lo que dijo quien. ¡Y aquí no pasa nada!, que de petarda me hago periodista y de “periolisto” llego a petarda…no pasa nada, más audiencia. Y así nos va.

Nos va que un periódico ramplón ridiculiza a un enfermo en primera página y a muchos les parece muy gracioso. Coincido con mi hermana, yo no le veo la gracia. Claro, yo debo ser muy soso, y ella como es enfermera de unidades psiquiátricas, resulta que blanco y embotella, digo enfermo. No, no nos hace mucha gracia. Sentido del humor a parte, también puede influir que las iniciales que se citan para mí son una persona. Una persona que considero amigo. Un amigo con quién disfrute de una implicada, azarosa e intensa juventud, donde poco a poco todos fuimos convirtiéndonos en los hombres que hoy somos. Donde cada uno siguió el camino que la causalidad, y no la casualidad, reservó para nosotros. Unos más, otros menos, casi todos cerca, algunos lejos, solos o con muchas, cada cual como buenamente pudo o quiso. Pero algunos, con muy mala suerte, pocas cartas, muy marcadas y pocas ocasiones para hacer buenas manos.

¿Habéis visto a alguien luchar contra una enfermedad? Tiene poco de gracioso, pero mucho de honroso. Ver como una persona se niega a perder el control, a dejar que una enfermedad domine sus días, sus actos, sus pensamientos… esa lucha solo la mantienen verdaderos héroes, que merecen toda nuestra admiración y respeto. El mío lo tienen.

No hablo solo de esta noticia, hablo de todas aquellas personas que luchan con enfermedades que condicionan su consciencia, su devenir, su sentir y percibir. Tanto psíquica como físicamente. Personas que lo único que no merecen es nuestra burla, ni nuestra mofa. Sino todo lo contrario.

Recuerdo las palabras de un amigo en el sepelio de otro, íntimo y común:” cuando no tengas ganas de vivir, acuérdate de todos aquellos que quieren y no pueden hacerlo”. Hay enfermedades que no matan, pero que quitan tanto…tanto que incluso algunos “afortunados”, sin conciencia pero consciencia, son incapaces de ver a quienes la padecen como semejantes. Enfermos que fueron el sano que todos nosotros somos y que quizás son el enfermo que todos nosotros seremos, en algún momento o para siempre. Esperamos que nunca, pues no pensamos que nunca nos va tocar. Sería fácil desear a los inconscientes que padezcan en sus carnes, pero hay cosas que no se desean para nadie.

No deseo a nadie el ver una portada de un periódico con tradición y eco, demostrado han dejado su rigor con este portada, dónde ridiculizan a una persona que padece su enfermedad con impotencia. ¿Y por qué?, por el mero hecho de hacer un guiñó, de resultar simpáticos y de vender algún periódico de más imagino.

Una cosa tengo clara, tengo claro quién no quiero ser. No quiero ser A. S. M, bufón ignorante e insensible que escribió esta noticia. Me le imagino comentando su noticia con los amigotes y familia vanagloriándose de su ingenio y fina pluma y lo tengo claro. Qué me toque lo que sea en esta vida, pero no quiero ser él. Y si aún existiesen los duelos al sol para resarcir el daño del honor mancillado, tampoco querría ser él si tuviese la suerte de echármelo a la cara. De momento, me conformaré con pensar que un borrón le tiene el mejor escribano, y que bufones como esté ni tienen gracia, ni tecla, y tampoco gloria. Doy las gracias por continuar sano, pero más aún por no ser tan Asombrosamente Soplapollas y Mentecato.

Anuncios

Un comentario en “Informar no es vender, mucho menos ofender.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s