Me presta Asturias

El día era de Noviembre, aunque el calendario señalaba 13 de julio. La niebla densa y omnipresente cubría un idílico cielo gris. El tapiz estaba completo en La Felguera-Langreo. Esta ciudad nació de una fábrica, que a su vez nació de una idea: extraer el corazón de Asturias para dar energía al resto del mundo. El gris, el hierro, el negro, el pozo, los mineros, la escoria, la luz, la colada, el calor, el frio, la lluvia, el prao, el trabajo y la incertidumbre de la vuelta, todo eso se siente en La Felguera. Si es gris, pero intensa y vital.
Me gusta Asturias, porque en cada rincón se siente a los asturianos y a las asturianas, a lo que son y sobre todo lo que fueron.
Subimos al Carbayu para ver toda la estampa del valle, Langreo al frente, Mieres a la espera. No nos dio respiro la lluvia constante, fina, dura, del Norte. Se veía el templete de la romería tras la ermita de la santiña que otea todos los pozos del valle, ondeaba también la bandera roja en el balcón de la casa del pueblo que vigila por el bien de todos. Abajo en el valle, se muestran como faros, entre nieblas y lluvias, los castilletes y chimeneas que se alternan entre casas, barrios y barracones. Una plaza, un mirador, y muchos símbolos de un sentir, de un ser. Ser asturiano. Astúrias querida, Astúrias forjada, Astúrias luchada, Astúrias sentida.
El tirador de Sidra nos recibe en un Mieres de día de labor. Dónde los bares están repletos, y no sé porqué identifico a paradas y prejubilados, desempleados en cualquier caso que pertenecen a otra generación. Otra generación seguramente menos preparada, menos viajada y menos instruida, pero mucho más consciente de quiénes eran, de dónde venían y adónde debían ir, con quién y cómo. Ese es el gran reto de nuestro momento, hacernos conscientes de quiénes somos y de porqué debemos vivir. Por muy bien que nos queden los símbolos de New York o de L.A, por mucho que nos gusten sus colores, debemos saber que nuestra realidad, anhelos y luchas son otras. Realidad que reflejan hasta los buzones tricolores de Mieres.
Seguía lloviendo mientras recordaba las palabras de Calderón, que me explicaban porqué veía lo que os describo: vemos en función del color del cristal que elegimos para nuestras gafas. Algunos también, seguimos empecinados en creer que lo esencial no se ve con los ojos….
Seguía lloviendo, iba diciendo, y un paisano curtido y cuajado le decía al otro: -“no para esta lluvia, oh” y el otro que contaba con una arruga por cada jornal bien ganado, le respondía: -“ ¿y lo a “gustu” que se duerme , en estos días, eh?”-
Casi nunca llueve a gusto de todos, y no solamente la tierra aprovecha la lluvia, algunos aprovechan para descansar de una vida entera de trajín y sudor. Algunos disfrutan del paraíso natural que forman los días de Noviembre en meses de verano.
Poco a poco tirábamos para casa, pero como la cabra tira al monte, nos fueron atrapando las Redes, y tras merecido desvió a Soto de Agues, descubrimos el aroma del “quesu Casín” que impregna todo Caso de Campo. Gentes en madreñas ( albarcas cántabras) que desafían al siglo XXI y demuestran que las cosas importantes no han cambiando tanto. Por mucho que sea peruano el mozo de la quesería, por mucho que el restaurante no tire sidra ya que el asado es argentino. O que la hija del tabernero, Anabel Santiago Sánchez tenga pasaporte porteño y sea la voz de la canción asturiana. Aún por todo esto, en estos lugares se siente que las cosas importantes de la vida siguen siendo cuatro, y una de ellas es que merece más la pena vivir cuanto mejor acompañado se está. Me sentí muy afortunado, y me apiadé de aquellos dos pobres diablos: el joven más acabado, el viejo más fundido que consumían sus noches entre vapores de alcohol y anhelos de compañía. Dichoso de mi…
Fueron tres días, tres días de viajar, pues entre semana se viaja, en fin de semana se hace turismo. Tres días que me prestaron, y me hicieron un poco más asturiano. Tres días de verano, de frio y lluvia, de calor y agua. Días de ida y vuelta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s