Las cosas buenas de mis dias

Me gusta levantarme pronto, cuando aún es de noche y sorprender al día preparado para hacerle frente. Me gusta correr y llegar a casa sediento y ansioso de un zumo recién exprimido. Me gustan los sobaos y las tostadas con aceite. Me gusta la sal para comenzar el día. ¡ Qué buena esa camisa recién puesta que traje de casa de mi madre y huele a infancia! ¡Qué rico el frio del vaquero en invierno!.

Me gusta trabajar tan concentrado que no te das cuenta ni del reloj, ni de sus latidos. Me gustan las once para la pausa con los colegas. Me gusta mandar o recibir ese email mordaz que te pone de buen humor y aviva el ingenio. Me gusta ver el reloj y ver que son las cuatro y aún ni comí, ni tengo hambre. Me gusta que los planes salgan bien, y me encanta no parar de hacer planes.

Me gusta ese mensaje para avisarte de lo que te va a tocar si te portas bien. Adoro saber que me esperas. Me encanta cocinar de improvisto y sorprenderte con lo que resulta. Me vuelve loco el olor a panadería, me gusta oír y oler la tormenta desde mi despacho. No vivo sin ese pellizco de chocolate después de comer, mejor aún con un sorbo de leche fría. ¿Y esa tarde de invierno con colacao mientras luchas por no acabar el libro que te apasiona?

Disfruto del correo que te mando, y de ese msn que no esperaba. Que mejor que la llamada sorpresa de mi abuela, diciéndome que hace mucho que no me ve cuando estuve ayer con ella. O el encontrarte con alguien que casi no conoces, pero si reconoces y guardas buen recuerdo, ese fugaz agradecimiento en el paso de cebra, o en alguna puerta o esquina. O el niño que te mira sorprendido y la niña curiosa que lo hace medio escondida. Me encanta el dar un toque cuando no te esperan, solo para saber que toda va bien y que te alegras tanto por ello.

Soy feliz al llegar a entrenar y visualizar el entreno del día. Al ver realizarse lo que habías imaginado y exigir a los demás que lo hagan realidad. Y que me decís de esa llamada para resumir el día y para organizar una escapada o fin de semana. Esa llamada que hace borrón y cuenta nueva, un día más, uno menos.  Y aún no acaba aquí, qué gozada poder ordenar palabras e ideas mientras notas como el cansancio se apodera de ti. O luchar por pasar páginas a pesar de que casi no ves, o invocar a Morfeo con el recuerdo de esa mirada de desconocida que se prolongó un poco más de lo esperado y menos que lo deseado.

Sí, nos sobran los motivos, Laila tov.

“Si he visto más lejos es porque estoy sentado sobre los hombros de gigantes” cada día un poco más, hasta el infinito o más allá.

Anuncios

Un comentario en “Las cosas buenas de mis dias

  1. Las cosas cotidianas e insignificantes de la vida,son las que nos hacen felices y nos ayudan a seguir adelante, huyendo de la rueda del materialismo en la que est√° inmersa
    nuestra sociedad.
    Tus palabras desprenden optimismo y ganas de vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s