Un momento, una decisión

Dicen quienes saben, que aparte de la vida, solo nos pertenece nuestra  voluntad. Por eso, somos libres, porque al final siempre podemos decidir. Estar o no, venir o ir, querer o amar, llamar o no, esperar o insistir, con o sin, ahora o nunca, luchar o claudicar,…

Va  a resultar entonces, que ser feliz, es una decisión, una actitud, no un resultado, ni un logro. Ser feliz depende  de querer serlo. Para ejemplo, un botón:

Vini: Aeropuerto del Prat, jueves  las 15.30 de la tarde. Me encanta Barcelona, en mi microcosmos se aparece como una Frankfurt con clima mediterráneo y con motos en lugar de bicicletas. Llegué  al autobús.  ¿del aeropuerto al centro?cinco euros. Muy alemán. Leo, acepto, hago cola y pago. Más alemán: correcto, y pulcro.

Vidi: Aparece.  Es de esas quienes ya tiene el arroz a punto desde hace rato, y a la vez de esas que quieren alcanzar  la serenidad embutiéndose en Karmas orientales. Pregunta el precio sonriente y distraída, contenta de llegar a Barcelona. Se le va la sonrisa con el precio y empieza la acción.

El taquillero es muy del país: bajo, calvo, rancio y con mala ostia. Muy patrio a pesar de ser catalán y hablar varios idiomas…( lo hace con desdén y monotonía, como que habla lo que le sale, cuando quiere y como quiere)

-Ella: “ ¡ Qué caro, el billete, ¿no?!-

-Taquillero: “Señora, es lo que cobramos siempre, no sé si será caro…”

-Ella: “ Yaaa,  pero  no hay otras compañías que lo hagan…”

-Taquillero con más mala ostia pero igual de calvo, bajo y rancio: “Ni lo sé, ni me importa, a mi me pagan por trabajar en esta compañía”

-Ella con el arroz subido y el karma por los suelos:” Que mal educado, el tío este….”

-Taquillero, rojo de ira :” Adiós, adiós, a mi me pagan por vender billetes, adióooooos, no por informar a petardasssssss”

Vinci: Tres minutos, tres minutos en los que cruzaron sus vidas. ¿Resultado? ambos se llevaron un cabreo que les duró un buen rato. Ellos decidieron enfadarse, ellos lo pagaron. Eso sí, yo fui feliz viéndolo todo, incluidas las caras de los turistas germanos y francesas que no entendían nada. Eso pensaba yo hasta que uno adivinando en mi cara me dijo: “Cést se la vie”.

“Además de verdad”- le contesté.

Somos nosotros y nuestras circunstancias. Y estas últimas siempre se pueden interpretar para que nos sumen o no. THIS IS THE KEY, una cuestión de decisión y voluntad para ser feliz.

Laila tov.

Anuncios

3 comentarios en “Un momento, una decisión

  1. COJONUDO!!! ES QUE ES ASÍ TODOS LOS DÍAS. DESCRITO A LA PERFECCIÓN, PARECE QUE ESTOY ALLÍ VIÉNDOLO. MUY BUENO

  2. Buenisimo, sólo tu podías describirlo tan bien. Poniendo
    en práctica tus palabras, hoy he decidido tener un día
    ESPECTACULAr y, mira tu por donde, lo estoy consiguiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s