Noches de Sommer

Noches de Sommer

Me encantan estas noches, me consumen. Estoy cansado, no puedo más pero, no quiero volver a casa. Son noches de verano, de bochorno, de grillos y cigarras constantes. De cielo raso o nubes negras, de calor seco o de tierra mojada. Olor a vida, a tierra, a verano.

Noches de Bárcena, de bicicleta, de piscina furtiva. De primeros besos y caricias, de robos y escondites, de risas y aventuras. De primeros tragos y puños, noches continuas, noches de libertad y mundo por explorar.

Noches de Santander, noches de amigos y vodka, de conocidas y presentadas, noches de liadas y madrugadas. Noches de pisos, taxis, y Cañadio.

Noches de Frankfurt, noches de pedales a la vuelta. De gente nocturna, una y otra vez, noches de Venusberg, noches nuevas y Cosmopolitan, noches turcas, argentinas y croatas. Noches de mundo con Macondo, noches felices, mañanas pletóricas. Frankfurt ist meine Stadt, de día y noche.

Noches de Brasil, noches de paseos, de baile y fiesta. Del miedo al deseo, del deseo a la pura vida. Noche de silencios rotos con el Fusquinha, noches de amigo con Rodrigo, mixturado y bebido. Noches de luna y estrellas. Noches infinitas, noches nuevas cada día. Jeitinho cántabro en Joao Pessoa, noches de caipirinha y terraza, mañanas de coco y playa. La noche de Pipa que nos descubrió la mañana, la noche que en tus ojos nunca acaba, la noche que tu falda prolongaba, la noche que interrumpió el día y a los dos nos dió igual.

Noches de Indiana, noche made in usa, sin tv a todo color. Noches de scooter, noches de ruta, de Harley, de bar y bolos. Noches de nieve, noches de grillos y brisa. Noches conmigo, noches con vos. Noches en fuera de juego, noches de soccer city. La noche de acción de gracias, la noche Lemon. Búsqueda y camino bajo las misma estrellas hacia la misma Luna. Noches de lágrimas y leña, noches de adiós. Oscuros funerales, más luces en la noche. La noche de los treinta, cenas en familia y desayunos sombríos. Noches nuevas, los mismos peligros.

La noche más larga, la que menos dormí. Noche dulce, noche de Luna, noche de luz, noche de día para siempre. La noche que a la Luna se le vio el ombligo, noche que marca los días y oscurece a todas las otras…

Día tras noche, noche tras día hasta el infinito o más allá…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s