Una curva más

Tenía 20 años, llevaba rodando desde hace seis u ocho. Quizás, no. Quizás acababa de comenzar a montar hace poco. Quizás hubiese descubierto la bicicleta no más de dos años atrás. O a lo mejor llevaba desde pequeño a imagen y semejanza de su padre o de algún hermano. La verdad es que no lo sé, pero sí sé que tenía 20 años, que era  y ciclista.

Aventuro que estaba contento, que le apetecía correr en Cantabria. Que aprovecharía la prueba para visitar el mar y disfrutar de la playa. Igual para descubrir alguna nueva, puede que Prellezo o la playa del Sable.  No lo sé, pero me lo imagino. Puede que no, que tuviese que regresar nada más acabar la prueba, pero esto tampoco lo sé.

Lo que sí sé es que comenzó la prueba, con ganas, disfrutando del hermoso día que le había ofrecido el verano. Día de sol blanco que seca el húmedo verde de la tierra cántabra. Pronto notaria la ausencia de humedad en las carreteras de Carmona. Cuyas rampas se hacían duras mientras el calor era repelido por el asfalto. Que ni es verde, ni húmedo. No estaba rodando bien, pero tenía 20 años. Había madrugado mucho para esta carrera y no había venido a pasear. Iba a darlo todo, él no sabía aún hasta que punto iba a ser así.

Poco a poco cada pedalada se le hacía más costosa, el ritmo ya no le marcaba, sino que le vislumbraba a lo lejos. Cada rampa le parecía la misma, todas interminables, todas igual de duras. El calor, cada vez más sofocante y la meta siempre lejos. “He cumplido” debió pensar, “hasta aquí he llegado” y se retiró.

Bajó el ritmo, subió de piñón, se puso a disfrutar. De repente el calor dejo de ser agobiante y le pareció un día perfecto.  Él había cumplido, hacia un buenísimo y el paisaje era precioso: escarpadas montañas al borde del mar. Un sábado perfecto. Solo esperaba poder ir a la playa a recuperar…a ver que decía el patrón. Pero, también puede que no fuese así, sino que tuviese que retirarse por una pájara. Pájara que le tenía al borde de sus fuerzas  y solo pensase en regresar a casa a descansar.

No lo sé, ni me importa. Lo que sí sabemos es que tomó una curva, una curva de esas interminables del Alto de Carmona. Que parecen que nunca se acaban y que él nunca pudo acabar.

Quizás el Terrano verde tenía mucha prisa, llegaba tarde a comer, o quería ir luego a la playa. Igual le estaban esperando para el café. O simplemente siempre conducía así, como si nadie, ni nada pudiese pararlo, como si nada se interpusiese en su camino. Quiero pensar que fue un descuido, un CD, un cigarro, una mirada a los niños, un estornudo. Pero muchas veces conducimos como si estuviésemos solos, como si no fuese un peligro llevar más de una  tonelada a más de 60 km/h.

Es posible que el Terrano entrase limando espacio en las curvas, buscando no perder velocidad en los cambios, buscando llegar unos ¿minutos?, ¿segundos?…un poco antes. Así fue, llegó sin demora. A pesar de que si se le interpuso algo en su camino, a pesar de que tuvo que aminorar llegó sin retrasos. Porque no se detuvo.

Solo sé de él que era ciclista abulense de 20 años. No sé si fue testigo de lo cerca que tenía el Terrano, ni sí pudo ver con impotencia como se alejaba el mismo Terrano después de abatirle. No sé si pudo ser testigo de que era otra víctima. No la primera, ni la última, sino otra más.

Si sé que se quedo despojado de su mayor riqueza, de todo lo que había cosechado en 20 años, de todo lo que no había tenido tiempo de tener y todo lo que había soñado pedalear.

Al menos, gracias algún compañero sabemos que era un Terrano verde. Al menos sabemos algo de lo que ocurrió. Nada nuevo, nada que no se pueda evitar, nada que no sigamos asumiendo como una fatalidad del destino. Y no, como una inconsciencia y temeridad de nuestra forma de vida, de nuestra forma de ir y venir. Quizás tengamos suerte y el Terrano verde asuma su responsabilidad. Pero, quizás no sea así y nunca sabremos más de lo que sabemos que tenía 20 años, que era de Ávila y que ya no es ciclista, Víctor Jiménez Garcinuño. Descansa en paz.

http://www.eldiariomontanes.es/v/20100725/cantabria/sucesos/muere-ciclista-atropellado-todoterreno-20100725.html

Anuncios

5 comentarios en “Una curva más

  1. Algo así deja a una sin palabras…..trae recuerdos….

    Son cosas de la vida que no tienen explicación. Y lo triste es que la tiene…

  2. Mi mas sentido pesame a toda la familia,amistades y compañeros.Seguro que era un gran ciclista y una gran persona.Haya donde este descanse en paz y vele por el resto de ciclistas que seguimos aqui.

    Me quedado conmovido por este suceso.Por suerte yo pase por algo parecido y lo puedo contar.Aunque haya quedado con secuelas. Mi vida se torcio en una curva sin apenas visibilidad donde yo bajaba con mi bici entrenando y un TERRANO tambien no recuerdo de que color me llevo por delante.Yo tube la suerte de que este conductor se paro. Pero aun asi uno sigue luchando por recuperarse y lo peor de todo no recordar nada del suceso y saber quien fue el culpable del mismo ya que quieras o no despues del accidente comienza la justicia. Cosa que no esta bien y yo a dia de hoy sigo luchando contra ella ya que las cosas no se hacen correctamente por parte de las autoridades y los conductores nose si por el miedo a que les pase algo o por la presion de las compañias de seguro nunca quieren reconocer que ellos tienen la culpa o pueden tenerla aun sabiendo que somos los mas deviles y a ellos no les va a seguir pesando las secueles el resto de la vida

  3. Hola Gonzalo, ¬°Cu√°nto tiempo sin saber de ti! Ahora me he
    topado con tu blog, gracias a arueda.com En fin, me alegro de
    haberte localizado de nuevo, aunque sea con tan mal motivo. Saludos
    cordiales, y cuidado en la carretera. Francisco.

  4. Con la boca abierta me he quedado al leerlo, cómo puede
    ser que el ser humano sea tan asqueroso que incluso me den ganas de
    vomitar pensar que ese hijo de puta ni siquiera se preocupó por lo
    que él había causado. Ahí la carcel no hace nada, ya nadie
    podrá devolverle a su familia lo que más querían, absolutamente
    nada. Lo justo en este caso sería, no matarle a él, si no hacerlo
    con un ser querido y que sufra durante toda su vida lo que
    sufrir√°n los padres de este chico, que por culpa de un maldito
    desgraciado y malnacido ya no podr√° volver a dar una pedalada en
    su vida. Descanse en paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s