¡El rey ha muerto! ¡Viva el rey!

 Se fue como vivió rodeado de misterio, de polémica, de confeti que el contrataba para que le lanzasen. Eligió un buen momento para despedirse, un momento cuando se cuestiona todo lo que hicimos, hacemos y nos planteamos que hacer.

No sé si fue un genio pero sí, que marcó época y que era único. Vivía obsesionado por crear su propia leyenda. No sé si descansará en paz pero seguro que feliz, pues está más cerca de ser leyenda. Siendo el más pequeño, que no el último, llego a lo más alto. Tanto que era difícil no perder la perspectiva. Fue ídolo, icono, incluso zombie, pero él quería más, quiso ser Bad, para luego salvar al mundo. Cuando era negro quiso ser blanco, y cuando palideció se acerco al lado oscuro.

Después de ser único, extravagante, diferente y estridente quiso ser normal. Ser padre y tener una familia. Como se creía el más grande, busco una princesa. Pero se conformó con la hija de EL REY. No satisfecho, busco otra madre, una que no le eclipsase a sí mismo. Tuvo hijos, y una familia, quiso amar por encima de todas las cosas y acabo en los tribunales. Se sabía un astro, pero siempre quería más…era como la época donde vivió y reino: insaciable, siempre más.

Era el rey perfecto, nadie mejor que él, encarnaba los valores de nuestra época. Genio y desfigurado, siempre más allá de los límites, siempre dando tumbos y bandazos a pesar de sus éxitos. Todo era tan hipertrófico que no resultaba ni rentable. Pero, ¿Qué importa el fin? Lo importante es que sigan funcionando los medios, cada vez más y más caros, menos productivos, más incoherentes, más absurdos. Pero siempre con porcentajes.

Se desplomaron los bancos, y tuvo que acudir el Estado. Se fue el Rey, ¿se sostendrá mucho más nuestro reino? Tenía todo para ser el más grande, el lo sabía y así lo creía. Quiso ser mito y se consumió en ritos, se momificaba cuando aún le tocaba vivir. Tenía su tierra negada, tenía su regreso, se iba a reinventar, lo tenía todo y el sentía que no tenía nada. Más siempre más. Ahora empieza su leyenda, sus censores atacan hipócritamente su forma de vida, cuando no encarnaba más que la enésima potencia de los que todos hacemos. Él era hiperbólico como la suma de todos nosotros. Mas, es siempre lo mismo, más, siempre más.

 Quiso ser blanco y no dejo nunca de ser una sombra de su mejor y más oscura versión. Viva el Rey, el Rey ya ha muerto.

Quería ser el más grande, así que volverá. ¿Alguien lo duda? El ya lo hizo. Y si no, lo harán por él, hagan caja señores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s