Con esta Tierra, ¿ para qué cielo?

collageHace ya tiempo que fui a las Smoky mountains ( http://www.nps.gov/grsm ), el parque nacional más visitado de EEUU. Acompañe a un vasco ya veterano en estas lides. Grande, noble y algo blando como todos los vascos, Santoña no se dio por casualidad, gudaris.

Tenía ganas de andar, la última fue el Pico Murcia, para despedirme de la montaña en España. Iba con muchas ganas y así me quede. No nos acompaño nada el tiempo, pero nada. Y la verdad nos faltó algo de organización, pero estuvo bien. Digno de reseñar el bar de pueblo-carretera en el que cenamos, en el corazón de kentucky. Jarra de café, lugareños y la mejor hamburguesa de mi vida.

EL parque es impresionante, pero no solo el parque sino todo los alrededores.  Nunca vi tantos bosques, ni tan frondosos. Así debía ser la tierra antes de la llegada del civilizado y destructor hombre blanco. Valles enteros llenos de bosque, donde no se ven las carreteras y solo distingues algunos tejados. Los pueblos están llenos de arboles, también donde yo vivo. Respetan y cuidan los árboles. No les molestan las hojas o que les den sombra. Disfrutan de ellos, la típica casa del árbol de los Simpson es común y frecuente. chimeny rock

Marrones, ocres y granates de todos los colores, robles y hayas, algún pino. Muchas ardillas, ciervos o renos y osos negros. Más de 400, creo. Una pena no poder haberlo explorado bien. Eneko es un apasionado de las aves, y cada vez que veía una me explicaba todo. Es un placer ver como alguien disfruta tanto con algo tan simple y tan bello como la naturaleza.

No nos olvidemos que esto es Americalandia, dónde se hacen realidad los sueños. Así que subí a la cima de la montaña más alta al este del Mississippi. Yo y todo dios, pues han asfaltado la subida hasta 300 metros de la cima. Para coronar han construido un paseo y un mirador en forma de espiral. Un espectáculo ver a gente que abandona el coche e intenta llegar al mirador. Para algunos es un esfuerzo titánico, gente que le da igual estar en un bosque, que en una montaña, que en un cine, que un McDonald’s, que en un casino, siempre hacen y son lo mismo, gente.

Cima y más

Para ellos han construido una carretera que atraviesa el parque de atracción en atracción, una carretera con una densidad horrible, imagino que mucha gente ni se baje del auto. Dicha carretera acaba en Gatlinburg. Seguramente fue un pueblo de montaña precioso. Ahora sólo quedan leves vestigios de eso. Para toda esa masa autorrodante han construido un centro de ocio gigante. Gente que se viene al parque y acaba comprando chorradas de todo tipo, comiendo lo mismo de siempre, jugando al bingo, o metidos en atracciones tipo la casa del terror o la casa de la estrellas Hollywood….Un espectáculo muy representativo de nuestra forma de vida, ni Valle-Inclán hubiese imaginado deformación tal.

Lo poco que anduvimos fue muy gratificante. Encontramos un pequeño arroyo, con un puente de madera cuyas aguas sonaban fuertes y armoniosas, dónde era imposible no detenerse un momento. Simplemente a contemplar, escuchar y admirar. Poco antes, nos topamos con dos árboles que se abrazaban, en el amor todo es posible, y con una cabaña. De la cual solo quedaba un leve vestigio de sus cimientos y una poderosa chimenea que retaba al tiempo y permanecía impoluta, deseosa de calentar a quien se acercarse, de calentar al mundo, si fuese necesario.collage2 Chimenea y cimientos, ¿existe algo más importante? No quedaban paredes, ventanas, puertas, ni techos, no hacían falta. Era una cabaña preciosa.

La guinda. Estos parajes pertenecieron a los indios Cherokee. Eran sus montañas sagradas, a las que veneraban junto con las águilas y el rio. Pues para ellos el agua era sagrada. En un mundo agresivo como el nuestro no se puede ser tan respetuoso. Los Cherokee perdieron todo. Eso sí, les hicieron una reserva. Fuera de sus montañas sagradas, al borde para más inri. Y además les dieron soberanía en su reserva. Soberanía para construirles enormes casinos y salas de juegos. Pues en Americalandia, el juego está prohibido, es un vicio de indios paganos. Indios que nos vieron venir, al tiempo que nos regalaron pavo.  http://www.guelaya.org/textos/jefe%20indio.htm

P.D. Se me olvido: Asheville. La ciudad que más me ha gustado junto con Chicago. Una ciudad viva.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s