Volví al Fútbol II

Volví al Fútbol II

Esta vez me calcé las botas, si unas nuevas copa mundial. La primera, como es de rigor, en la frente. Me llamo un equipo para jugar de portero en una liga de veteranos de futbol 7. Como me habían visto entrenar a los porteros se pensaron que yo era una especie de araña negra. Les explique qué no, pero que aceptaba, pues no había más propuestas.

Así que me presente preparado con el traje del portero de mi equipo. Que por cierto me quedaba como un guante. Me hicieron un pequeño test en el calentamiento y allí pensé, joder por fin me van a creer, pero no. De hecho, se acercaron todos los niños del campo para tirar un tiro al portero. Me moría de la vergüenza.  

Antes de contaros como se desarrolló y finalizó la cosa os meteré en harina. Se juega en un sitio “indoor” que básicamente consta de un bar, que no para de vender palomitas llenas de mantequilla y jarras de cervezas enormes, al que le rodean tres campos de fútbol 7 de hierba artificial. Así que la gente se pasa las tardes o el fin de semana intentando jugar al fútbol y bebiendo muchas cervezas. Se llama Soccer city, pero para algunos podría ser el paraíso.  

El juego es diferente: el campo no tiene fueras, ni esquinas, esta redondeado en los corners, las porterías están empotradas en la pared y se juegan dos tiempos de 24 minutos.  Dificilísimo para el portero, por los continuos rechaces, y de un ritmo altísimo. Porque además de no haber fueras, aquí ni dios para el balón. Corren como pollos sin cabeza.

Se han pintando tres zonas en el campo. (Es ideal para entrenar: inicio, creación y finalización, pero ellos no tienen ni idea). La primera regla es que no se puede jugar de una zona lateral a la otra directamente. Tiene que botar el balón en la central. Y la segunda novedosa regla es que en la zona de finalización, la última al atacar para los neófitos en la materia, debe tocar el balón una mujer antes de marcar. Siempre se acaba mejor tras el toque de una mujer. Y la última regla es que si marcas desde la zona intermedia el gol vale doble. Viva Americalandia.

Pues sí, los equipos son mixtos, y menos mal, porque ellas son las que mejor juegan aquí. Tienen más rigor táctico, y juegan fuerte. Aunque hay alguna, que bueno, en fin…también alguno.

Así estaba la cosa, íbamos a comenzar yo de cancerbero. Pero, antes Jack,  pelirrojo y capitán, (que es horrible y por eso hace el equipo, para poder jugar) me explicó las reglas y me recordó que estaba a prueba para sustituir al portero lesionado. Cuando aparecieron dos personas de color, de color negro, o sea negros, pero más que el presidente. Negros de los de verdad y uno venia con guantes. Así que me cambié de camisa y me convertí en mediocentro en dos segundos. Eso sí, no salí de inicio.

Empezamos ganando, pero la primera vez que llegaron donde el negro  nos marcaron, la segunda se lo marcó el y la tercera también. La madre que le parió. Me dieron ganas hasta de ponérmela yo o poner alguien de su familia. Entré en el campo perdiendo 3 a 1, y con mi entrada pronto nos pusimos 4 a 1. Encajamos otro gol. Así que me enfadé y empecé a correr. Presioné, sorprendí, pasé y gol de Karen la delantera.

Come es lógico todos los equipos suelen dejar de palomera a una delantera. Lo que no entiendo es porque no la marcan y marcan a los tíos. Pues si ella no la toca, no hay gol. Cosas de americanos y su soccer.  Así que yo me dedico a marcar delanteras, que no se me da mal.

Recibí bien perfilado en la zona central, encaré fui por la derecha, me quisieron cerrar y sorprendí con un disparo cruzado: 3 a 3. La grada empezó a aplaudir, y yo me vine arriba.

Me mate a correr,  asistí a una incorporación de nuestra defensa, que es la mejor del equipo,  que definió a lo Koeman y nos puso por delante. Me tuve que desdoblar y duré trece minutos más. Horrible eso de correr sin sentido. Al final acabamos 4 a 5 en el descanso. Donde me comunicaron que debía ponerme de portero en la segunda parte, “joder, no hay otro pensé”. Pero, es como una tradición cambiar al portero. Así que me volví a vestir de gala. Y como el área es minúsculo y hay diez mil rebotes, me dedique a jugar de libre.

Se me olvidó decir, que en el equipo contrario había un elemento marrullero, que tuvo detalles feos con nuestro portero, incluso le digo no me toques a voces, cuando el otro le ofrecía ayuda tras un choque. El mismo elemento consiguió que expulsaran a nuestro mejor defensa, tras provocarle con dos empujes muy ruines. Hay intervine yo, que le tenía ganas, y el cabrón me habló en portugués, y así le contesté. Pero, fue majo y me descojoné, porque lo hacía para aprovecharse de los pobres yankees que no saben cómo se juega a esto. Yo pensé que era uruguayo, pero no, era de Nápoles, italiano y del sur como no.  Al final hablé con él, era un elemento cincuentón de cuidado. Es imposible que los yankees ganen a esto. Si los italianos fueron capaces de expulsar al frio Zidane, y se hicieron los amos de Chicago en los 20,¿ cómo  van a ganarles jugando al fútbol?

Bueno, total que hice un partido curioso de cancerbero,  hasta los tres minutos finales permanecí imbatido. Pero, mi equipo fue incapaz de materializar una de las muchas ocasiones que tuvimos. Y ahí surgió mi talón de Aquiles, me crecí. Ya había hecho un par de salidas de puños que arrancaron admiraciones, y faltando tres minutos decidí ir a por otra. Y cuando ya la tenía y encima le había dejado el recado al italiano, apareció alguien en mi trayectoria. ¿Quién? Como no, el capitán, el pelirrojo, no hay uno bueno. Así que le pegué a él, en la cabeza y el balón entró manso en mi arco. 5 a 5, así acabamos. Eso sí, tras dos intervenciones exitosas, que no consiguieron lavar mi imagen. Ni que decir tiene que pasé la prueba y el capitán me quiere para todo el año, y encima el primer mes no tengo que pagar nada. Y han resuelto que juego la primera parte de jugador y la segunda bajo los palos. Yo encantado, mañana voy a comprarme unos guantes.

Podías venir y les dábamos unas lecciones prácticas para que pusieran nuestras camisas en las paredes. O si no podías venir, mamaros y romper alguna cosa o prender fuego a algo…

 

Anuncios

Un comentario en “Volví al Fútbol II

  1. NO PRETENDERAS QUE UNO DE WINSCONSIN APRECIE LO MISMO QUE UNO DE BARCENA. DONDE ESTEN UNOS BUENOS DESCANSOS PARA IR A COMPRAR PALOMITAS Y COCACOLA QUE SE QUITEN ESOS PARTIDOS DE UN DEPORTE QUE PUEDE EMPATAR A 0. UN DEPORTE DONDE UN EQUIPO PUEDE SALIR A EMPATAR DESDE EL PRINCIPIO Y DEFENDERSE DURANTE TODO EL TIEMPO Y QUE AL FINAL SE EQUIVOQUE EL CONTRRARIO Y EN UNA CONTRA DONDE EL DEFENSA TAMBIEN SE RESBALA MARQUE Y TE GANE EL PARTIDO.
    YA YE QUEDA MENOS PREPARATE ERES DE LOS POCOS CON LOS QUE ME APETECE PERDERME UN DÍA POR PICOS DE EUROPA SI HAY RAQUETAS O POR CUALQUIER SITIIO CERCANO, COMER LUEGO EN CASA CAYO Y BAJAR CON EL DÍA HECHO.
    ASI TENDREMOS TIEMPO PARA HABLAR DE TODO UN POCO. CLARO QUE NO CUENTO CON UNA POSIBLE E IRRECHAZABLE OFERTA DEL SOCCER INDOOR . QUIZAS LOS YANKEES GANEN UN PORTERO- CENTROCAMPISTA PERO YO PERDERÉ UN AMIGO CON EL CUAL CAMNINAR Y DIVAGAR O QUIEN SABE PLASMAR EN REALIDAD SUEÑOS DEPORTIVOS. VETE TU A SABER TAL Y COMO ESTÁ EL FUTBOL EN CANTABRIA, COSAS MÁS RARAS HE VISTO…..TE CONTARÉ IN SITU

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s