MST, una esperanza

El fin de semana anterior fui invitado a un centro de formación del MST, en Cera-Mirin muy cerca de Natal. Una gente muy legal, el mejor grupo de estudiantes de aquí seguramente. Fuimos en el bus de la universidad. Un micro de veinte plazas, que le solicitas y pagas la gasolina y la diaria del chofer. Que es un figura y casi genio. Una vida en un volante, se las sabe todas en la ruta y no tiene nada de paciencia. Pena de foto. Ya contaré como conduce, no para de hidratarse, bebe constantemente de una botella llena de hielo con gotas de agua y no para de rumiar unas galletas saladas que distribuye continua y metódicamente de una bolsa de la guantera a su bolsillo de la camisa. Sin descanso. Cada vez que acudía a la bolsa conducía con una mano, y miraba por encima de las gafas. Es decir cada seis galletas, teníamos unos tres volantazos.

Me gusto mucho la ciudad, pequeña, anodina, y sin turistas, solo algún viajero de pueblos remotos. El campamento estaba que se caía era un centro bien ocupado y mal administrado. Sería fácil y gratuito juzgarles sin conocer sus medios, pero se puede ser humilde, pobre y apañao. Faltaba algo de voluntad.

Me recordó a tiempos de campamento, dormir en colchones de varias noches y más vidas, en el suelo de barracones, con comedores y comida para muchos, canciones, proclamas y banderas para reclamar justicia social y consciencia crítica. Los baños, sin duda, los menos provistos y peor cuidados que use nunca. El arroz blanco me ayudo a usarlos solo para cuestiones de higiene y no de digestión. No tenían luz, luego comprendí que era mejor ir de noche, charcos y fugas por suelo, cubos llenos de papel (porque no se vierte al desagüe), por tejado huecos, tejas, vigas y plantas repartidos desigualmente, el agua helada y con presión, muchas perchas y animales. Habituales insectos escapando de lagartijas (del tamaño de aquí) y un estrellado invitado:

Yo- Hey, ¿has visto lo que hay ahí?

Oriundo- Ah, un sapo.

Yo- Joder, pero es enorme, Debe pesar unos tres kilos…

Oriundo- Son muy buenos para los insectos…también los hay muy pequeños.

Yo- ya, ya. Mientras miraba al enorme sapo (más grande que una codorniz) y reprimía mis instintos hispánicos de aplastar al pobre animal. El no dejaba de mirarme como miran siempre los sapos, yo me sentía cada vez más desnudo e indefenso…

El primer acto fueron unos talleres de teatro, pintura y de más para realizar una manifestación al día siguiente. Se confeccionaron carteles para pegar por la noche, con lemas y rimas revolucionarias. Lo cual parece ser bastante peligroso, pues puedes acabar en la cárcel. Yo me sume al aparato ideológico apelando a mi condición de foráneo y poco conocimiento del lugar. Salvé mi honor por aportar un cartel ingenioso y novedoso. Mas luego, al ver como organizaban la “acción”, vinieron a mi recuerdos lejanos de peligros más evidentes y acciones más clandestinas que no siempre loables, ni justas. Delirios de juventud…y grandeza.

La marcha fue muy animada, la verdad que lo hicieron bien y organizado. Eso sí, se corto el tráfico de un carril, sin policía y nadie se quejo, ni paso nada. El propio tráfico se autoreguló con bocinas y frenazos por un solo carril con mucho ceder y más arriesgar. Ejercicio de tolerancia.

Se hizo un teatro, varios discursos y se proclamo la lucha por la justicia social en la plaza del pueblo. Música y ritmo, que envidia, la gente lo vive y lo siente. Todo aquí es música y se hace con ella, todo. Se denunció la destrucción del suelo agrícola por la producción latifundista de cultivos bio-carburantes y el hambre que cada vez pasa más gente en un país tan fértil. Ojo: Brasil tiene que importar arroz y alubias…los pobres pagan más para no morir, los ricos ganan más por no producir. Resultado se sumaron veinte personas y el resto miraba divertido y sorprendido.

De vuelta, estaba yo convencido de que si, que otro mundo tiene que ser posible, pues tantos no pueden tener tan poco. Y tan pocos no pueden disfrutar de tanto. Así de lógico, pero el camino no son las canciones, los teatros, ni las proclamas a la tempera de secado rápido. Y me topé con el camino. Jóvenes desde 15 años a 25, que se reúnen los fines de semana para hacer lo anterior, pero también para formarse en filosofía y política. Mecanismos de concienciación, ideologías, conformismo social y reparto de la riqueza, de la mano de Freud a Foucault pasando inevitablemente por Marx y presentados por un ponente brillante con las ideas muy claras y el verbo muy certero. Disfrute y sentí un poco de esperanza. Quizás alguno de ellos pueda hacer algo por el trueque.

El centro sirve para eso para formar y organizar gente, dar cursos, no solo políticos, también de psicología (que tonterías escribo, ¿no es política la psicología, verdad?). Dar cobijo y ayuda a los más pobres, que no tienen nada (sin tierra, recordad), distribuir medios y semillas y colectivizar propiedades para subsistir. Además, realizan programas de alfabetización. Se ocupa de los desocupados, de los que carecen de espacio, y no les sobra el tiempo para intentar no pasar mucha hambre. Y la dignidad está por encima de todo, en un paseo nos acercamos a una casa aún más pérdida. Una estancia, un fuego en la calle, dos mujeres y un hombre de edad imposible de adivinar debido a las cicatrices de la vida, varios niños y algún perro. ¿Quieren comer? Nos dijeron tras presentarse y saludar, tenemos milho asado…

Como no el sábado hubo fiesta. Música, baile palomitas, maíz asado y alcohol. Mezcla explosiva, los oriundos, campesinos que moran allí y empezaron a calentarse y hubo que esconder todo lo punzante del lugar…

Continua en Brasil Mixturado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s