Ya estoy de vuelta en casa.

Ya estoy de vuelta en casa. Me costó un poco comenzar a rodar, pero la cosa marcha ya.

La Nochevieja fue extraña (la primera fuera de casa).Comiendo macedonia en vez de uvas y siguiendo las campanadas por radio nacional. Antes nos habíamos provisto de alcohol vario en el típico Getranke de acá. Lo hicimos en el peor barrio de la ciudad y fue mi graciosa la conversación con el dependiente septuagenario y su parroquia, parecían muy del este. La guinda como acostumbra la puso Lolo Pina que rompió dos de las tres botellas de vino que compramos. Resulto un poco frio celebrarlo aquí, aunque si había gente haciéndolo y no regresamos hasta las seis, creo. Aquí lo que hubo fue mucho petardo y fuego artificial. Incluso uno tipo Richi que se estrelló en la ventana justo delante de las narices (que mejor sitio) de Queco. Poco más que contar. Después fuimos a Nuremberg y Wolfsburgo, en este último lugar comimos las mejores gominolas de mi vida (hoy se me han terminado, la vida es más dura).Nuremberg me gustó, Altstad (casco viejo) es digno de visita y más aún su albergue. Tal y como me habían dicho, es una gozada. Compartimos lecho con un canadiense con pinta de misionero y un sudafricano en periplo por medía Europa. Estos me han abierto interrogantes sobre el turismo. Destacable la capacidad lingüística de los de Bárcena, nos salimos. Es impresionante como habla idiomas la gente que encontramos. Eso sí nosotros somos capaces de expresar con dos palabras múltiples sensaciones y estados anímicos. Eso no está al alcance de muchos, menos si son alemanes. ¿Qué palabras?, Joder Caguendios, pues cual va a ser caguen en Dios. Lolo Pina asegura con convicción que se defiende en inglés (quizás también en alemán ahora), ahí van unos ejemplos:

1. Could you give me your jacket, please? Le dijo el azafato, y Lolo se ató el cinturón de seguridad. No le oyó bien.

2. Hey, boys do you go to drink a beer? Le dijo nuestro compañero sudafricano cuando salíamos del albergue, y Lolo cambió de idioma: se hizo el sueco. Dos veces. Tampoco le oyó.

3. Eh, eh que le hace gestos el de recepción dice Queco. Lolo había ido a pedir un plano y le dijo Can you take me a plane? Y el recepcionista se puso a hacer el avión mientras le preguntaba si quería un map.

Al final se fueron, y me dejaron solo. Eso sí antes perdieron el autobús, tuve que llevarles con el tiempo subido en el paracoches a coger el avión y encima sin billetes. Que conseguimos imprimirlos a última hora, gracias a una dependienta de billetes del autobús que perdieron.

Estoy solo y poco a poco vuelvo a mi rutina. Que no tengo y debo crear.

Como no me ayudo el balón. Nada más llegar jugué un partido en Hallee, que es una especie de pabellón que tiene tres campos de hierba artificial pequeños. www.soccerpoint.de. El juego es muy divertido pues se puede jugar con las paredes. Con lo cual no hay fueras y casi nunca se para. Te arde el pecho a los tres minutos. Metí un golazo de volea, y nos defendimos bastante bien. Al martes siguiente jugamos con cinco grados, yo encantado sentía hasta calor de verdad. ¿Me estaré aclimatando? Me sorprendió que al coger la sudadera esta tenía encima una capa de escarcha considerable y que no fuera capaz de subir la cremallera por la rigidez de mis manos. Jugué mejor, con menos molestias de espalda. Así poco a poco sigo en casa…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s