Los martes al fussbal.

Todos los martes a los siete y media juego en un club cercano de mi barrio al fútbol. Juego con un equipo de veteranos que no fallan nunca y llevan jugando toda su vida. Me han acogido de cine, me tratan bien y no paran de invitarme a jugar partidos con ellos. Yo estoy encantao, solemos jugar al futbol 7 en césped, les encanta mi intensidad defensiva. Ayer me pusieron de de central, hacia pareja con un tío cojonudo. Tiene 52 años y es durísimo, corre, pega y no hay quien le robe un balón. Al acabar de jugar siempre me da las gracias por jugar con él, ayer me dijo que era un placer jugar conmigo de central. Ayer jugamos en todo el campo 11 contra 11. Yo me esperaba la típica pachanga de partido, pero resulto un partido muy guapo. Ganamos, no marqué, pero tuve dos.

Casi todos se nota que han jugado varios años, lo hacen bien, incluso hay alguno realmente bueno. Pero lo mejor es que les encanta jugar y se juega al fútbol, fácil y con apoyos. Lo malo es que no hay porteros. Solo un viejete, que es majísimo pero no está ya para tirarse.

Hay de todo, un central muy tipo yo, pero técnico y con 45 años que es un muro. Pero también listo, pues el primer día tuvimos que disputar un par de balones, desde entonces siempre jugamos juntos; ayer apareció un tanque rubio con coleta que alardeaba de veteranísimo, tipo Dani Silió, pero tras unas carreras se pareció más a Francis; luego Ivo, es un alemán de Berlín que juega de cine, pero esta fondón. Ayer me llevo a casa y tiene una furgo como la mía llena de asientos de niños, tiene cuatro hijos seguidos. No había espacio en para nada más que sillas de niños. Debe a ver jugado a cierto nivel, pues se le notan cosas de futbolista; hay otro de unos 50 años, con gafas y chándal largo, que le subestime el primer día. Le entré pensado donde va este, y resultó ser una especie de Del sol, no hay forma de quitarle el balón, y como te descuides te la pone en todos los huecos; cómo no, hay un Balotes pero con más mundo, y menos años y un mítico Pelos en versión como turco, y con mayor agilidad, que por cierto, en cuanto me acerco, la suelta, por si acaso. Y para acabar hay una vieja de gloria que igual ronda los sesenta, durísimo, con pendiente y tatuajes, que ha vivido siempre entre el lateral derecho y los lugares de mala vida. Esta curtidísimo.

Lo mejor de todo es que nunca fallan, me han recibido de cine, y al final del partido en el vestuario sacan unas cervezas para todos buenísimas. Al principio, pensé ya les vale tomárselas todavía sudaos. Ahora antes de acabar ya estoy pensado en la cerveza. Será cosa de la aclimatación supongo.

Me despido con la Zalada, ayer decidí ir en bici por primera vez. Por un camino de semibosque, extrarradio y vías del tren. De noche cerrado y sin ninguna iluminación más que la de mi dinamo. No conocía el camino, tras perderme en la oscuridad, cruzarme con dos desconocidos en la oscuridad absoluta y empezar a sentir algo de miedo. Vi las luces del campo, y pude orientarme justo al tiempo que acababa de percatarme de que mi rueda delantera no tenía nada de aire. Llegué, tarde y sin aliento, digo aire.

Cuando os envie las fotos de mi bici, entenderéis mejor mi situación.

Bis morgen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s