La educación: buena o mala.

No corren buenos tiempos para la educación cada vez brilla más por su ausencia creo que se la considera obsoleta, cursi y prescindible. Quizás no pongamos en práctica las buenas maneras por considerarlas lentas ya que como todos vamos con prisas, no podemos perder ni un segundo en considerar como tratamos al prójimo. Sobretodo se ha perdido la educación en las transacciones comerciales. Cada vez observo espantado y con mayor frecuencia que nadie saluda, ni agradece nada cuando entra a comprar, cuando pide una cerveza o cuando sale de un establecimiento, nos limitamos a comprar, rápido y sin hablar mejor. Por eso pagamos con tarjeta para que no nos den vuelta y así ahorrarnos palabras amables.

Creo que no debemos perder las costumbres de educación básicas: el saludo y la despedida, el agradecer los actos del prójimo, el ceder el paso, abrir puertas, el no gritar en espacios públicos, el mirar a la gente cuando te hablan o les hablas; el no contestar el móvil en reuniones o cines, no digo ya el apagarlo sino el no responder, el hablar de forma respetuosa cuando nos dirigimos a alguien que no conocemos… En definitiva todas esas pequeñas cosas que regulan nuestra convivencia para que nadie se sienta ofendido por el mero hecho de cruzarnos en una puerta o porque te pidan la hora como si fuera tu deber saberla o darla. Hoy más que nunca deberíamos cuidar la educación para relacionarnos puesto que por fortuna nuestras sociedades son más diversas con diferentes etnias y religiones. Lo que puede originar situaciones de conflicto social en el quehacer cotidiano. El uso masivo de las tecnologías en nuestras comunicaciones creo que están impersonalizándolas. Puesto que al igual que el capital, estas solo atienden a razones de economía. Menos palabras más rápido. Pero cuando te enfrentas a un interlocutor; en tiempo y espacio real, hay que tener en cuenta otros parámetros como el respeto, la cordialidad, la empatia, la escucha,…

Cuando hablo de recuperar la educación no hablo de protocolo, ni manuales de las buenas maneras sino de ser considerado y amable cuando nos topamos con alguien allá donde sea. Creo que es sencillo ser educado pero muchas personas que dicen ser naturales y sencillas resultan soeces. Puesto que cuando no conoces a alguien no puedes tampoco mostrarte con toda naturalidad pues no sabes a que es sensible esa persona.

Finalizo ejemplificando lo que quiero resaltar. El otro día me cruce en una puerta con una persona importante, de esas que viajan en coche blindado y oficial, yo iba cargado y ni así me cedió el paso. En cambio su guardaespaldas si lo hizo incluso me sujeto la puerta. No creo que sea la juventud quien pierda la educación básica sino el ritmo de vida actual y los valores que ponderizamos. Ójala vuelvan los tiempos en que ser educado, cortés y amable estaba de moda, con un poco de suerte hasta la capa se vuelve a llevar, quien sabe.

Zalo Silió

14 de abril de 2005

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s