Amor dos

¿A donde vas los besos que no se dan? ¿Donde guardamos el amor que ya no podemos confesar, ni demostrar? ¿Qué hacemos cuando seguimos amando pero ya se nos consume la esperanza? ¿Qué hago con tu risa, que aunque sigue viva en mi cabeza, ya no puedo escuchar?

Se transforma, eso me dijeron. El amor es energía. Y como tal, se transforma. Lo creí, no me sentía capaz, pero me pareció lógico. Ahora que vuelvo a sentirlo creo que es cierto. De repente, otra vez, vuelve a brotar dentro de ti, sensaciones conocidas que ya no tienen el mismo origen.

O quizás siempre lo tengamos. Siempre, latente. Pero necesitamos algún impulso para que se desboque. De repente intuyes a alguien, empiezas a sentir algo especial. Primero curiosidad, después atracción, luego mucho interés. Y así poco a poco, temerosamente te vas acercando. Si toda va bien, cuando te das cuenta, es demasiado tarde. Estas enredado en la tela. Tus alas ni quieren, ni pueden moverse.

Me encantan esos momentos de incertidumbre, el primer contacto, las primeras conversaciones, poco más que saludos, una llamada, un disfraz, algún mensaje alentador, una sorpresa elegante, algún detalle, confesiones, un leñador, risas y pequeños roces. Miradas cómplices, espacios reducidos. Toda va muy bien, has querido sentir un beso ya varias veces, lo has visto muy cerca. Pero hay miedo, para qué precipitarse si vamos a tener toda la vida. Aunque de repente ya no podemos más, por favor, que no acabe nunca. Abrázame, quiero que me abracen, estoy cansada de dar. Me toca recibir. ¿Vamos a mi casa?, si creo que si, vamos.

Tus labios son los que estuve esperando, soñando, ¿buscando?, tu tacto, tu pelo, tu sonrisa de niña mala,…Pero que pasa, porque me siento tan bien, es tan diferente, ha vuelto a ocurrir, transcendemos de lo físico. Dios, te refugias en mi, no te separes me encanta. Me estremezco, de nuevo siento que, que,… irradio energía, todo esta bien, quiero estar aquí, este es mi sitio. No te separes.

¿Y como lo se?, no tengo ni idea. ¿Será esto amor? Si, no se, si será eterno, duradero, correspondido, no lo se… pero si se que estoy sintiendo amor. Lo aseguro, pues muchas otras veces haciendo lo mismo, sentí mucho menos.

Es raro, se puede sentir por alguien que conoces muy bien, pero también por alguien del que solo intuyes.

La fortuna sonríe a los audaces. Yo me arriesgo, porque sentir algo así merece la pena. El deseo, si, la atracción, el goce, si pero la diferencia esta en sentir también seguridad, complicidad, mucha curiosidad, felicidad, claro que si, diversión pero sobretodo complicidad Ningún reparo a mostrarnos como somos, a contar nuestro pasado, a escuchar, a preguntar, a sentirnos muy cercanos a pesar de ser desconocidos. El poder compartir el silencio, el fijar una mirada perdiéndonos en nuestros ojos y buscando nuestras caricias. Sin prisa.

Pero lo malo de esta magia, es que como no es habitual, nos da miedo, nos sorprende. No esta en el mundo real. Ahí afuera hay compromisos, cuentas pendientes, trenes que pasaron de largo a los que no se debe nunca ya subir… quizás no siempre te salga bien.

Yo espero, no mejor dicho quiero, el luchar porque esa magia forme parte de mi rutina. No me importa añorar algo que aún esta naciendo. Podrá salirme mal, pero mereces la pena. Aunque solo haya una sola oportunidad, estaré ahí para aprovecharla. Si no lo consigo, al menos tendré la respuesta. Esa magia era efímera, era solo la estela que deja el correcaminos en su huída. Y toda estela es pasado.

 

Zalo Silió

Madrid 10 junio 05

Soto 9 Enero 07

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s