MENTIRA

La grandeza del fútbol es que es…. MENTIRA.

El fútbol es como la vida siempre ganan los mejores.

Mentira, hay veces que no.

El fútbol es como la vida siempre te da tu oportunidad.

Mentira, hay veces que llega tarde o no llega.

La fortuna sonríe a la audacia (juego ofensivo y ocasiones).

Mentira, muchas veces no tiene recompensa.

Cuanto más bueno eres y más te esfuerces, más fácil es que ganes.

Mentira, que se lo pregunten a Francia.

La vida y el fútbol, al final, pone a cada uno en su sitio.

Mentira, no, en esta final.

Si señores esta es la grandeza del fútbol, que todo ello es mentira. Todo lo que hagas puede ser insuficiente. Puedes ser valiente, darlo todo para levantar al mundo: jugar mejor, tener mejores jugadores o al mejor, defender más y mejor (pues la defensa empieza con la presión), tener mejor estrategia, crear más y más claras ocasiones, luchar hasta al límite incluso con menos efectivos…

Te lo mereces, lo has demostrado. Pero es mentira. Al final, pierdes.

Es mentira que no se le pueda perdonar su fea, impropia e incorrecta conducta a Zidane. Aunque lo diga Maradona. Cuántas veces se le escapó la tortuga a él, incluso sin presión, sin ofensas, sin motivos. Pero se le perdonó. Espectacular, una vez más, la última, el repertorio de controles, movilidad y visión de Zizou. Su mejor virtud sin duda es que es franco y sincero. Es el más elegante, pero humano. El no actúa, juega al fútbol. Incluso lesionado. Por eso no engaño a nadie, ni a Materazzi. Pero cayó en su trampa.

Ale, ale, Zizou, Chapeu forever.

Es mentira, Matterazzi no es campeón. Es un ladrón, nos privó con su treta. De los últimos minutos de Zinedine Zidane. Ya no nunca más lo veremos controlar, mirar y pensar en una final. Quizás me equivoqué antes: su mejor virtud es su cabeza, la que usa incluso para rematar y meter goles. Al final, también fue esta quien le perdió, ¡tanta pérdida ¡ solo por un segundo.

Quien no me crea, que mire el partido. Y sino lo ve, es que no le gusta el fútbol o no lo entiende.

Dos verdades: lo que nos hace felices en la vida y en el fútbol son los pequeños detalles: los controles de Zidane, el coraje y la oportunidad de Cannavaro, la presencia de Bufón, los pulmones de Makelele, el dolor contenido de Zizou, las burlas de Rivery, la verticalidad de Henry, el gesto de Abidal a Buffon, la contundencia de Thuram y Gallas, el recorrido de Sagnol, la paciencia italiana, el atrevimiento de Materazzi, el acierto del arbitro y como no, el penalti epicúreo del más estoico Zidane. Que pena que no pudo lanzar otro.

La otra, fútbol es fútbol. Que grande es.

Acabo con otra mentira, los italianos no ganan por suerte, malas artes, por su catenaccio o por su tacañería. Ganan porque son buenos. Tienen buenos jugadores, mejores entrenadores (Lippi acertó en casi todas sus decisiones) y sobretodo creen en sí mismos. Además conocen una máxima en el fútbol. Que suele ser injusta y fortuita. Dice que cuando se empata con goles se decide el ganador por penaltis. Para lo cual están preparados con excelentes porteros además de fríos “cañoneris” Jugando así han ganado cuatro mundiales, ¿porqué van a dar rienda suelta a sus artistas? Si con el oficio y la brega de sus legiones han conquistan todos los campos?

Forza Italia, felicidades. Alea iacta est y ellos lo sabían.

Ale, ale, Blues, porque vosotros sois los campeones. ¿Ah no? Bueno pero se lo merecían, porque así lo demostraron.

9 de julio del 2006

P.D. Zizou es el héroe pero acabó como villano. Respetemos su retiro.

Materazzi es un villano, nunca será un héroe.

Tenía razón Domenecq, los astros no estaban con Trezeguet.

P.D II Cuestiones Técnicas:

1.Francia presionó, defendió con contundencia, atacó con convicción ,tuvo y movió la pelota. Pero tuvo dos carencias permanentes: Primero todo lo que creaban la mayoria de las veces no lo remataba nadie: Zizou venía de muy lejos, Henry caía a banda y los demás llegaban muy justos. Cuando se fue Viera, se agigantó este problema. Segundo, la mayoría de las jugadas por banda las finalizaban los laterales. Con lo cual no sorprendían a nadie, ( y menos a Cannavaro), desaprovecharon el regate y técnica de sus extremos.

2.Se nota que Maradona cuando jugaba casi siempre tenía el balón, perdón la pelota, con lo cual siempre atacaba. Al igual que se nota que Julio Maldonado ha visto muchos videos. Ninguno entendía porque Italia estaba muerta. Siempre se cansa más el que no tiene el balón. Y no solo por lo que corre. Por eso estaba muerta, pero coleando.

Anuncios

Un comentario en “MENTIRA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s