Destierro

¿Existe un dolor más grande que el estar obligado a permanecer apartado de allí donde quieres estar? Ese dolor que sienten aquellos obligados a abandonar su tierra. Por ejemplo los inmigrantes que se adentran en el oscuro estrecho. O esos otros que abandonan su Herria por miedo a perder su vida. Y aquellos que no pueden regresar a casa para velar sus muertos por no tener papeles. No olvidemos los que viven escondidos en armarios por no poder exponer su opción. Todos sufren quizás una de las mayores cargas de la humanidad. El sentirse apartado de su espacio elegido, de allí donde uno quiere ser y sentirse. El ver como su persona esta amputada. Para sentirse extraños o extranjeros en su devenir cotidiano.

¿Cómo se forja uno un destino sabiéndose ajeno de allá donde se quiere estar? Todos los días me despertaba aupándome a la vida para errar por ese desierto que hay entre el hoy y ese ayer donde lo más lejos que estaba era a tu lado. Tal y como tu querías.

Hace pocos años era usual desterrar a personas de su pueblo cuando cometían una grave falta. ¿Que castigo mayor puede existir? Ninguno quizá pues nos condenan a vivir en la nostalgia de aquello que nunca existió. Grande dolor el que se siente al no ver un futuro que nunca existió.

Se destierra por odio, por castigo, por dolor, por ¿justicia? Pero fundamentalmente por miedo. Por miedo a conceder otra oportunidad a alguien que erró, por miedo a aquellos que piensan u obran diferente. Por miedo a que alguien cambie el orden establecido. Por miedo en definitiva a perder poder. Por miedo a perdonar. Pensamos que alejando el problema este se acaba pero suele ser al revés, se agranda.

Actualmente se destierra para comer. Personas que empeñan su vida y futuro para escapar de una lenta agonía que fulmina a los desheredados. Es tan claro su final que prefieren entregarse aún destierro voluntario con tal de escapar de tan mísero fin. Hipotecan su vida por un pasaje en la patera de la muerte con destino al destierro absoluto. Aquí donde no son nadie. Aquí donde esperan prosperar para poner fin a su calvario. Para luego regresar.

Lo que no saben es que algunos de los pocos que lo consiguen al final no son ni de aquí, ni de allí. Quedan atrapados en un espacio intermedio donde reina la nostalgia y la memoria de tiempos pasados que ya nunca volverán.

¡Eureka creo haber resuelto el dilema! La vaca es de donde pace ya que lo único que existe es el presente. Ya nos no lo dijo nuestro Capitan, Oh Capitan, Carpe Diem es lo único que hay.

Cada uno tenemos nuestro destierro, los más crueles los económicos o políticos que son injustos y absurdos. Los más duros los personales que nos llevan a islas para buscar nuestro istmo. Los más absurdos pero dolorosos los que nos apartan de aquellos que queremos. El peor el propio en el cual ni tu mismo te reconoces.

Zalo Silió

2005-04-01

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s