J.A.S.P.

Jóvenes aunque sobradamente preparados bajo esta premisa se nos ha educado. Accedimos a estudios, fuimos diplomados y etiquetados pero, nos recluimos en las aulas apartándonos de la universidad más antigua, la calle, la vida.

Dedicamos gran parte de nuestra juventud a formarnos e ilustrarnos. Luego resulta que la vida nos es tan extraña que parece cruel.  Aquí no existe el progresa adecuadamente, ni el necesita mejorar solo hay el sigue adelante o calla.

Nos educaron para ser importantes abogados con mentes dormidas. Nosotros nos sentíamos indios. Y al final no sabemos a que atenernos: a nuestras enseñanzas capitalistas o a nuestros ideales libertarios. Nos acercamos al tantra, capoira, al reggae, navegamos por Internet, viajamos por el mundo. Pero, seguimos en casa, no formamos familia, no mantenemos pareja, no tenemos trabajo estable… ¿Disfrutamos del Carpe Diem o tenemos tal confusión de valores que no sabemos a que atenernos? No nos gustan las reglas del juego: alquiler, hipoteca, contrato, seguros pero, sin ellas nos quedamos al margen. Al final acabamos acatándolas poco a poco, resignados, dándonos placeres materiales o creyéndonos robinsones que conceden treguas para mantener su isla.

Si, nos divertimos mucho tras previo pago o recurriendo a drogas, somos sanos sobretodo en apariencia: body-line, fitness… ¿pero en nuestro interior que cultivamos? Ruinas, dudas, incertidumbres, miedos, paradojas, dicotomías, incoherencias y sobretodo ideales que vamos perdiendo con el tiempo.

El colegio poco nos enseño, ya que nuestros padres mucho más ignorantes supieron forjar familias y afrontar sus vidas con muchos menos medios. Nosotros nacíamos con los libros bajo el brazo. Lo que ganamos en conocimiento lo perdimos en aplomo y en libertad. Damos tumbos buscando esa estrella que nos guíe a nuestro Valhala. Los palos de la vida nos van avisando de que no existe esa Arcadia Feliz con la que todos soñamos. Esa ola cuya cresta es nuestra, al final rompe y nos damos de bruces contra la acera, bajo la cual no hay arena.

Si tiene algo bueno el sistema o la sociedad es que todo tiene cabida. Sabiendo además que la fortuna sonríe a los audaces no nos queda otra que intentar vivir con nuestros ideales. Se nos dice constantemente piensa en ti, mira lo tuyo, se fuerte, adquiere para ti, no te fíes… Se repite en todos los campos amor, amigos, trabajo.  Si algo aprendí de lo vivido, es que lo importante son las personas: tu a quien tanto quise, mi familia y mis amigos. Aunque no me deis de comer, aunque a veces me sienta tan solo que me duela el mundo, merece la pena arriesgarse por compartir mi vida con vosotros. Así que solo nos queda seguir adelante, sin concesiones que puedan amputar nuestra esencia.

Que queréis que os diga si me da asco tiempo en que me toca vivir, pero la vida no se elige, se vive. Jóvenes aunque sobriamente perdidos o puteados.

El pesimismo de la inteligencia se combate con el optimismo de la voluntad.

Zalo Silió

Marzo/2005

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s